You've successfully subscribed to Incisos
Great! Next, complete checkout for full access to Incisos
Welcome back! You've successfully signed in
Success! Your account is fully activated, you now have access to all content.

Elías Tang: A toda ostra

Para mí es un placer y un orgullo hablar de mi pana Elías. Las redes sociales se han encargado de mostrarnos cómo él buscó su camino y el éxito, tanto propio como familiar. (https://www.instagram.com/chefeliastang/)

Recuerdo el tiempo en que él no quería dejar su tierra, sus costumbres, su deporte. Era algo que hacíamos diariamente, pero bueno, la vida le dio la oportunidad de abrirse camino y conquistar todos los retos. Todo un éxito.

Cuando éramos chamos estábamos haciendo nuestro primer discplay y eso era martillo y clavos hasta la madrugada. A veces en mi casa o en su casa. Eso sí, nuestras madres estaban que nos partían todas esas cosas en la cabeza, ya que estaban hartas de arreglar aquí, arreglar allá. ¡Jajaja!

Tuvimos una miniteca llamada Wood -nunca entendí porque pusimos ese nombre, solo nos gustó. Íbamos a todos los liceos de El Paraíso a tocar, y parecíamos los Backstreet Boys venezolanos, porque todos querían nuestros equipos en verbenas, graduaciones, fiestas de 15 años...

Nos gustaba hacer mucho deporte, más que todo baloncesto, que es el deporte que le gusta al gordo Elías -cómo le decíamos aquí en nuestra cancha. Recuerdo que arreglábamos el tablero, el aro, pintábamos la cancha.

Antes de eso jugábamos muchos juegos tradicionales de nuestra tierra como fusilado, el escondite, policías y ladrones, la perolita, pelotica de goma y ni hablar de cuando llegaba la fiebre de la bicicleta; ahí todo mundo pa´ la calle, porque siempre nos gustó el peligro -el reto- como a todo muchacho.

En estas líneas hay poco de cocina, pero muchos recuerdos del ser humano con el que compartí, y casi no me quedó espacio para hablar del Chino, como le decíamos al papá de Elías. Una tremenda persona y muy buen entrenador de beisbol. Sin duda un gran ejemplo para que Elías sea lo que es hoy.