You've successfully subscribed to Incisos
Great! Next, complete checkout for full access to Incisos
Welcome back! You've successfully signed in
Success! Your account is fully activated, you now have access to all content.

María Isoliett Iglesias: Pasión y guerra


María Isoliett Iglesias es sinónimo de trabajo. Es una mujer capaz de moldear cualquier historia y convertirla en un texto rico en conocimiento. Su especialización en periodismo y literatura la hacen la Atenea de las comunicaciones.

Haber pasado por la redacción del que fue uno de los periódicos más prestigiosos de Venezuela -El Universal-, la posicionó en el más alto estándar de profesionalismo. Inundó aulas de clases y regaló parte de sus conocimientos sin la más mínima mezquindad. Estar en una actividad con María Isoliett como profesora, o sencillamente como facilitadora en seminarios, es jugar con la gramática y la investigación.

Estas cualidades de mujer guerrera la han convertido en modelo a seguir entre miles de jóvenes que apenas comienzan en las lides del periodismo en Venezuela y en otros países de Latinoamérica.

La novela negra también tiene su sello, pues es autora de dos libros de ese género: Me tiraste la hembra pa’l piso (2012), además de Y nos comimos la luz (2013). La investigación y el realismo mágico dibujan cada una de estas historias narradas con delicadeza y frescura.

Un tercer libro, donde figura como coautora, fue el trampolín mundial para catapultar su carrera profesional. Esas 257 páginas salieron a la luz en el año 2015 y plasmaron la historia de vida y asesinato de la Miss Venezuela 2004, Mónica Spear. Capítulo Final fue la obra que le permitió a María Isoliett cruzar fronteras y alzar la voz en contra de la violencia que atormenta al país caribeño, y que arrebató la vida de la reina de belleza el 6 de enero de 2014.

Maria Isoliett es directa, analítica y comedida, fiel al trabajo en equipo. Es una coraza para su familia. Cualquiera que se acerque a ella para pedirle consejos o ayuda, se llevará más que eso.

En el año 2018 una oportunidad laboral la obligó a radicarse en Chile, tierra que lleva en la sangre por su padre, Don Pedro Iglesias (+). Se reencontró con sus raíces y desde allí ha podido formar parte de una fundación de mujeres empoderadas.

La vida ha sido generosa con Maria Isoliett a pesar de los obstáculos que ha tenido que sortear. A sus 38 años tiene sueños intactos, caminos por recorrer y amigos que conocer. En sus páginas de vida quedan muchísimas hojas blancas esperando ser escritas por ella y por quienes seguiremos queriéndola como lo que es: una mujer guerrera, la silueta del periodismo que adornó las pantallas de la televisión venezolana por tres años cuando conducía el programa Rostros del Crimen (Televen) entre 2015 y 2018.