You've successfully subscribed to Incisos
Great! Next, complete checkout for full access to Incisos
Welcome back! You've successfully signed in
Success! Your account is fully activated, you now have access to all content.

Pedro Guerrero: Siempre en movimiento

"El cambio favorece a los que están en movimiento".

James H. Austin

Conocí a Pedro en RCTV, coincidimos en la antigua redacción de El Observador. Aunque teníamos distintas fuentes que cubrir la constancia unió nuestros caminos profesionales. Su perseverancia y humildad fueron claves para crecer dentro del grupo de reporteros que diariamente arriesgaban más de lo que imaginamos por una noticia que apenas llegaba a durar 90 segundos y si era muy buena podría ser la primera de aquel prestigioso noticiero que se emitía diariamente desde el canal de Barcenas a Río.

Durante esa etapa Pedro demostró ser un compañero ejemplar, solidario, resiliente y respetuoso. Dejó la “reportería” para llegar a ocupar el puesto de referentes como Tinedo Guia, Miguel Ángel Rodríguez y muchos otros que tuvieron la responsabilidad de narrar 60 minutos de noticias diarias.

En El Observador aprendimos que el noticiero siempre salía al aire hubiera o no noticias y siempre a la misma hora. Esa necesidad de generar entregables diarios nos convirtió en profesionales emocionalmente integrales. Llegó el cierre de RCTV y mientras Pedro seguía en el canal tuve la oportunidad de migrar al mundo corporativo. De las canchas a las finanzas y cuando me tocó dirigir el equipo de Comunicaciones y Marketing del Banco Exterior en el primero que pensé fue en Pedro Guerrero, quien no dudó en hacer a un lado su pasión para comenzar esta nueva etapa.

Lo bautizamos “Padre Pedro". Su capacidad para transmitir conocimientos y experiencias lo llevó a ser uno de los miembros del equipo con más influencia en el nivel ejecutivo de la organización.

La pasión por superarse lo transformó en atleta. Comenzó a correr sus primeras carreras. No estoy seguro y tampoco se lo iba a preguntar antes de que leyera esta semblanza si debutó en la distancia de Filípides (Maratón), pero me consta que -a pesar de no ser muy arriesgado en la búsqueda de sus límites-  fue un compañero de asfalto increíble, siendo capaz de sacrificar su paso durante 35 kilómetros por acompañar gente de su grupo.

Como muchos venezolanos Pedro decidió emigrar, como padre ejemplar buscó un futuro mejor para sus hijos. Recuerdo una de las últimas conversaciones estando él en Orlando y me contó riéndose que su nuevo trabajo consistía en mover carros alquilados entre el car washing y la compañía de alquiler y así fue que conoció a un ciudadano brasilero que lo llevó a Telemundo Tampa, donde actualmente sigue haciendo lo que le apasiona.

Por ahí dicen que para tener éxito tienes que ser o afortunado o un poco loco o muy talentoso o encontrarte en el lugar y momento adecuado. ¡Para mi Pedro no solo es el mejor periodista que he conocido!  Es gran ser humano que nunca ha dejado de estar dispuesto, siempre en movimiento para estar en el lugar adecuado, ¡aunque no logremos identificarlo a simple vista!

Anécdota: No supe cómo incluir en estos párrafos que heredé una novia de Pedro en El Observador. Creo que con el tiempo logré convencerlo de que no se la tumbé, aunque nunca lo hablamos!