You've successfully subscribed to Incisos
Great! Next, complete checkout for full access to Incisos
Welcome back! You've successfully signed in
Success! Your account is fully activated, you now have access to all content.

¿Qué está pasando en Venezuela?

Los primeros reportes se hicieron el 23 de febrero, fecha en que estaba previsto el ingreso de la ayuda humanitaria a Venezuela. Fue un día muy intenso para el país, pero especialmente para los periodistas que estaban dando cobertura en las fronteras y en cada uno de los puntos de protestas. El régimen bloqueaba los medios independientes para impedir que la información circulara. Por ello vimos la necesidad de ayudar desde nuestro espacio.

Comenzamos a realizar reportes con resúmenes noticiosos, con información verificada y atribuyendo su fuente, editados en formato de imagen para publicar en las historias de Instagram o en Twitter.

Pero con el pasar de los días la situación en Venezuela se agravaba. Llegó el mega-apagón nacional en el mes de marzo, y con él incrementó la necesidad de los ciudadanos de estar informados, ahora con una limitante adicional: la conectividad era mínima, porque las antenas repetidoras de las empresas de telefonía móvil no tenían servicio eléctrico.

Esto nos llevó a repensar el formato en el que emitíamos los reportes, ya que en muchos casos era imposible descargar la imagen. Por sugerencia de nuestros propios seguidores, creamos un blog para publicar los reportes en formato texto, y además abrimos canales de distribución en Telegram y Whatsapp.

Los reportes se viralizaban inmediatamente, pues era una de las pocas maneras que tenían los venezolanos para estar informados en medio de la oscuridad. El canal de Telegram llegó a tener más de 16 mil suscriptores, y administramos ocho grupos de Whastapp con más de 250 miembros cada uno.

Ha sido muy interesante ver cómo algunos integrantes de esos grupos, se convierten en “reporteros ciudadanos” y se comunican directamente con nosotros para informarnos de protestas en sus comunidades o hacernos llegar alguna denuncia para que la amplifiquemos.

Por otra parte, conscientes de que nuestra responsabilidad como comunicadores no está simplemente en informar sino además en ser defensores de la democracia y las libertades, también aprovechamos nuestros medios de distribución para impulsar campañas para denunciar arbitrariedades, como la injusta detención del periodista Luis Carlos Díaz.

También establecimos una alianza con el portal Infobae, quienes estaban interesados en llegarle a la audiencia venezolana, buscando saltar los bloqueos impuestos por el régimen venezolano.

Con el paso del tiempo, la intensidad de la coyuntura política bajaba, y con ello también el flujo informativo. Pero a pesar de ello, la comunidad se ha mantenido. Este año, con la llegada de la pandemia, nuevamente fue necesario que se aumentara la periodicidad de los reportes.