You've successfully subscribed to Incisos
Great! Next, complete checkout for full access to Incisos
Welcome back! You've successfully signed in
Success! Your account is fully activated, you now have access to all content.

Roberto Giusti: Si las circunstancias lo permiten

El tiempo transcurrido desde 1974 y la actualidad justifican su tesis y reivindican la necesidad de comprender el momento y sus contextos. Giusti fue reportero de Radio Caracas, cuando aún esta emisora no se dedicaba en exclusiva a la noticia, trabajó en el periodismo corporativo en la Universidad de los Andes, donde además aprovechó para elevar el nivel de sus estudios con postgrados. Conoció la fuente de sucesos, e intentó darle un matiz más humano a las entonces páginas rojas de los diarios. Todo esto, asumiendo las circunstancias.

Fue así como desde la dirección de El Nacional le proponen cubrir la campaña presidencial de Rafael Caldera, en 1983. A regañadientes acepta el reto -la circunstancia- y cubre con creces la misión encomendada.

Ya los temas políticos, el análisis de entorno, el pulso del país forman parte de su cotidianidad, y logra plasmarlo en sus entrevistas y crónicas. Sin embargo, una nueva circunstancia le permite experimentar la fragmentación de la Unión Soviética, al punto de reflejar el momento histórico con su libro Yo lo viví.

Las circunstancias locales tampoco le fueron ajenas, y lo dejó claro en las páginas de El día que bajaron los cerros, recopilación de textos y fotografías sobre los sucesos de febrero de 1989 en Caracas.

Otra circunstancia -política- lo llevó a la oficina de prensa del Palacio de Miraflores. Carlos Andrés Pérez no vivía sus mejores días, y Roberto Giusti acumulaba desencuentros para enfrentar circunstancias adversas. Con Pérez fuera de juego, “la izquierda” de los medios execró a Giusti.

Había que prepararse para nuevas circunstancias.

La oportunidad llegó bastante después, y por partida doble. Sin embargo, fue El Universal -en pleno cambio de manos- el que le dio la oportunidad de volver. La guerra entre Ecuador y Perú de 1996 fue la primera cobertura para el diario de la esquina de Ánimas, y la entrevista a Ernesto Samper, la primera de innumerables entrevistas para ese rotativo.

Giusti, con la cordialidad y humildad tachirense se labró un espacio. Fue el primero en publicar con pruebas como los nexos entre Hugo Chávez y la guerrilla colombiana se valía de los aviones de la Fuerza Aérea Venezolana para trasladar heridos a hospitales en Cuba.

También fue a buscar las precisiones para que Diego Arria explicara como pretendía llevar a Hugo Chávez al Tribunal de la Haya.

Giusti ha escrito muchísimas páginas de la historia del país, cada mañana se plantó Golpe a golpe con Fausto Masó para desentrañar la realidad, condujo entrevistas de Primera página, y en algunos casos habló en Grado 33, para terminar su experiencia televisiva Con Visión.

Su obra escrita describe desde la vida del clero, pasando por los secretos del palacio presidencial, lo que ocurre en las montañas de la guerrilla o la deprimente realidad de la salud en Venezuela.

Cada noche, por más de un lustro, Roberto Giusti despedía su espacio televisivo en Globovisión dejando en el aire una condicional seguridad: Solo volvería “Si las circunstancias lo permiten”.

En los últimos años, las cosas volvieron a cambiar. Ya no está en prensa, ni en radio ni en televisión. Se rebela, e intenta recuperar presencia en www.tuberrinche.com un espacio personal que lo mantiene vigente, si las circunstancias lo permiten.