You've successfully subscribed to Incisos
Great! Next, complete checkout for full access to Incisos
Welcome back! You've successfully signed in
Success! Your account is fully activated, you now have access to all content.

William Padrón, al son que le toquen

William Padrón cuenta con una extensa y longeva carrera ramificada en facetas de escritor, locutor, estratega de medios, manager, educador, productor radial y audiovisual: En efecto, William es tan versátil que una etiqueta no bastaría para resumir su recorrido periodístico. Por ende, la mejor manera de describirla es mediante los estilos musicales que tanto le apasionan.

Como el rock, William siempre está abierto a la reinvención y no solo sabe adaptarse, sino que anhela el cambio porque su espíritu joven lo mantiene libre de paradigmas y en la vanguardia. William es una influencia muy positiva en el gremio, recordándonos con su ejemplo la responsabilidad de dominar todas las herramientas de comunicación que respalden la divulgación informativa con mayor y mejor precisión.

Como la música clásica, William es metódico en su composición y virtuoso en su ejecución. Por un lado, cuenta con la curiosidad innata de todo buen periodista en constante aprendizaje, al punto donde su cultura roza hoy el grado de superpoder. Por supuesto, todo lo que sabe proviene tanto de las letras como de años de vivir y practicar el oficio junto a verdaderas leyendas.

En ese sentido, también es como el punk, con su inagotable energía y su predisposición por conseguir resultados en equipo. De hecho, su espíritu colaborador y su sangre liviana le han abierto puertas de empresas y artistas conocedores de su nombre como sinónimo de calidad humana y profesional.

Ya puestos a mencionar su personalidad, William es sincero como la salsa, con una idiosincrasia transparente que permea sus trabajos de comunicación. William sabe y demuestra que no hay mejor versión que la verdad: nada tiene que ocultar y mucho que compartir.

William ha recorrido mundo y se ha codeado con estrellas de renombre, experiencias que han enriquecido sus anécdotas, mas no así su ego. De esta manera, lleva el sello del joropo tuyero: auténtico y fiel a sus raíces.

Consciente del mundo y de la actualidad, a William también puede aplicársele el distintivo del hip-hop de la vieja escuela. Más que influencer, que lo es, es la demostración viva de cómo ser exitoso con ética, alma y corazón.

Ahora bien, estos matices musicales lo convierten en un gran profesional, pero William es todo esto y más. A él le sobran etiquetas. Es un tipo único. Y he aquí la clave de su éxito como periodista: William Padrón es, ante todo, una gran persona, decente y humilde, que cree en el valor de su palabra y la respalda a diario con su haber y su hacer.